A mi tinta,tus pliegues

 

No sé si las vías de cada estación

Nos llevan siempre a Ciudad Error

No, si la respuesta es un prejuicio

Si pensar nos saca de quicio…

Pongo al mundo por latido,

Que siempre hable mi piel.

No sé si cada desacato a lo bien visto

Deja llaga o alivio

No, si el silencio es una condena

Si debo hacerte, de mí, rea…

Que juzguen tus manos el buen castigo

Por acechar tu piel.

No sé si tiene sentido, o es solo

Capricho del destino

Mojarse en el trópico

De tus caderas

No, si pensar es vivir a tientas

Si es andar por una floja cuerda…

Que corran los labios al rescate

Procurando placer.

No sé si los sabios nunca han sentido

O soy yo quien de tanto en tanto

Con el alma en suplicio, me mato y revivo

No, sin ti sobre la almohada

Si es dormir sin soñar nada

Que comience un combate a espada

Con el filo de mi lengua en tu espalda

Tierra santa es, si te veo en ella, mi cama

Y tú, Jerusalén.

 

Y a mi tinta tus pliegues sé

que hay noches, que una vez calmado

Vienes, vengo…encendiéndome.

 

 

 

 

Anuncios

Note

Acabo de llegar de abajo. Sólo he tardado dos horas en encontrarla. Ya ves, tu llevas seis años preparando esas oposiciones y a mí me han bastado ciento veinte minutos para dejar el mio. Y para quemar mi tarjeta de crédito con gente que no volveré a ver en mi vida. A la que no les he importado más de ese tiempo. Más que las copas y el hachís que les he proporcionado.

Sí, estoy colocado. A duras penas logro acertar con las teclas del portátil nuevo que me ha dado la empresa. Y tardo una barbaridad en acabar cada frase porque no quiero que los tres últimos cigarrillos que me quedan se consuman en el cenicero. No sé escribir si no fumo al mismo tiempo. Son gajes del oficio, sea el que sea el mío. Un amigo me dijo una vez que después de cada cosa que hagas siempre va un pitillo. Lo que no me dijo es si va después de cada cosa buena o cada cosa mala. En realidad da lo mismo, porque después no haré ninguna otra cosa. Y eso me deja tranquilo. El saber que por una vez nadie va a morir a mi lado.

Ojala esté adulterada. Y lleve un porcentaje de cualquier mierda que no me permita enterarme de nada. Ojala solo dure un segundo mi aprensión a las agujas y tenga huevos para taladrarme la carne y metérmela en la sangre. Ojala antes de caer boca arriba en la cama tenga un momento de éxtasis, por breve que sea. Y que se me ponga dura, como nunca. Creo que todos los hombres pensamos que, en el momento de irnos al hoyo, nos gustaría sentirnos así. Preparados para echar un polvo. Es irónico eso de echar un polvo cuando miro toda la parafernalia que he montado sobre la mesita de noche para la presunta sobredosis que voy a meterme. Cuando esta misma tarde Julia me ha invitado a cenar en su casa.

 

Se me hace tarde y te tengo que colgar, hablamos luego – ha sido lo que le he dicho. Mi respuesta en tono cordial. Luego he colgado. Menuda forma de despedirse de alguien. Sobre todo de alguien que te quiere follar. A estas alturas reconozco que no me importa.

Cuando se les pase la etapa de llorarme, juzgarme y echarme de menos (no sé si en ese orden) espero que aprendan a quererme. Y que me lo digan aunque no pueda escucharlos. Nunca es tarde para decir eso. Sólo que yo no puedo decirlo más porque no va a ningún lado que yo lo diga.

 

Y me la suda lo de tener trabajo o abrirme camino en algo que me gusta tanto como esto. Hablo de darle a las teclas. Supongo que los más cercanos leerán el libro y supongo que los más inteligentes entre ellos sabrán leer entre líneas. Lo que espero es que nadie tenga el mal gusto de leerle esas entrelíneas a los que han intentado que esto no pasara. Porque reconozco que no les he dado ni una sola posibilidad de cambiar el curso de las cosas. Eso era imposible y ya sabéis, quien bien te quiere te hará sufrir. El caso es que a este lado de la puerta lo único que contaba era el corazón. Y me ha dolido la boca de repetirlo. No es que no escucharan o no se lo tomaran en serio. Ni que cueste creer que alguien busque algo diferente en este circo que nos empeñamos en llamar vida. Amigos, familia, los buenos ratos que vendrán por los malos, lo de tirar hacia delante, que todo es tan hermoso y esas frases hechas que nunca me he creído. Y nadie puede darme un motivo para no hacerlo, porque no vivimos en un mundo ni en una época que acepte una relación causa-efecto como esta.

 

Pero este soy yo. Y estos sois vosotros. Y son los que se quedan y los que se van. Porque nunca hay motivos. Las cosas…bueno, las cosas no tienen por qué entenderse siempre. Simplemente, a veces, las cosas pasan. Y a mí me ha pasado que es otro y no yo. Y cuando pase el tiempo estoy seguro que pensarán lo mismo que lo que quien me ha pasado la droga me ha dicho hace tres cuartos de hora. Sólo somos una historia.

Eso sí, cuando me deje de latir el corazón podéis bautizarme como cobarde.

 

Y es que de vez en cuando es bueno suicidar la literatura de uno mismo.

About me

Cuando le preguntaron ¿qué es de ti?

Contestó:

Me queda un buen trabajo.Me queda,en Julio,una presentación.

Me quedan cigarrillos,unos ojos tristes y parches en el alma.

Me queda un candado nuevo que me cierra el corazón.

Me queda un solitario y tremendo dolor.

Me queda la soledad que deja el desamor.

Aunque no lo parezca no me queda nada,me creas o no.

Me queda maldición.

Decadencia

El que posee un espíritu consciente y libre no tiene más que abrir los ojos y los oídos para embriagarse de la decadencia y el mal gusto que asolan nuestra sociedad. Los sentimientos más mezquinos, la afectación alcohólica del espíritu (con la consiguiente resaca de la religión y la visión mágica de los acontecimientos), el instinto de rebaño, el gusto artístico por lo grotesco, la alienación como huída, el hedonismo cristiano (me reprimo-libero, me libero-reprimo)…lejos de desaparecer parecen encontrar inmejorable terreno de cultivo en nuestra sociedad.

 

 

 

ciudad-boceto-1.jpg

 

Dibujo por Desdémona designs (*)

 

 

 

 

Algunos degenerados aspirantes a la virtud aristocrática se cobijan en las sombras de ese monstruo decadente llamado vida, lamiendo las migajas que resbalan de sus fauces. Seres que ven y viven a dos tintas.

 

Yo, prefiero salir de la oscuridad a buscar esas auroras que aún no han despertado ante mis ojos.

 

 

(*) Qué ganas tengo de llevar y que salga esto adelante.

Ella

Ella se revuelve, no puede entender

Que los llantos giren alrededor de su alma

Como la tierra al sol.

 

De un soplido se espanta

La rápida distancia

Que la separa de las risas

Que antes usaba.

 

Estiro mis manos amargas

Tratando de agarrarla

Que todas las imágenes sean lavadas

Hasta lograr que se sienta instalada

Como en una cuna de cristal.

 

Ella se detiene, cuando el mundo la tiñe

Negando sus juegos, vistiendo de gris

Como la luna a la tierra.

 

Todas sus emociones se refrenan

Se aprestan a instalarse en su cabeza

Frente a frente,

la condena la sujeta.

 

Es el destino donde mandar mis pensamientos

El hada al final del cuento

La última estrella brillando a lo lejos.

 

La razón que abre mi mente

Alcanzando el paraíso sin condiciones.

Mi distorsión cada noche.

 

Ella se calla, parando el tiempo

Con su caída de ojos

De dorado amanecer

Entre la luz y la oscuridad.

 

Ella es la atmósfera que me encoge

Yo el espejo donde se esconde

El lugar donde el cuerpo y el alma se conocen.

 

La cura de mi ceguera,

La verdad de mis maneras

El retiro tras la guerra

El lecho de mi piel

Los recovecos donde

Mi boca

Se quiere perder.

 

Ella es, cada una de mis razones de ser.

La esperanza, el deseo, el sueño, la ilusión, el sexo, el ímpetu, el ánimo, la vida y…el miedo…de lo que pueda o no pueda llegar a ser.

Para tí

 

 

PD:Es difícil que me gusten las versiones de según que grupos intocables para mí (Hendrix es uno de ellos).Pero oye,que me ha gustado la de Jamie Cullum (un tío que para mi está infravalorado dado su carácter comercial,pero que me gusta cada vez más -y sé que a tí también te gustará-).Pues eso,cat cries moon.

 

Zurcido

 

Duele este constante remiendo

este festejo contigo, pero sin ti

duele saberte tan lejos

estos vacíos alientos

hasta sentirme morir.

 

Estos latidos sin ritmo

Este zurcir sin dedal

Este malcosido en carne

Estos hilos de metal.

dibujo.jpg
Duele no ver tu semblante

Duele que no estés aquí

Duele no tenerte delante

Mata este San Valentín.

 

Duele no ponerlo en tus manos

Y curárnoslos, así.

¿Imagináis por un momento que,a veces,tengo corazón?

My Way

 

20070823025128-camino.gif

 

Nuestra voluntad quiere caminos,

Tal es su esencia de viajera incansable,

Y quiere avanzar.

Pero avanzar no es alcanzar una meta,

Supone el movimiento errante pero firme

El camino es el destino de

Nuestras posibilidades,

Vislumbradas por nuestra consciencia.

 

El hombre mediocre no es capaz

De forjarse un camino,

Su mirada denota vértigo

Por las sendas profundas, prefiere

Que otros le construyan

Un pequeño establo

Con los lindes bien visibles

Donde pueda rumiar el estiércol

Que el azar (como conjunto de

Fuerzas descontroladas) le ofrece.

Cualesquiera que sean

Vuestros caminos

A vosotros, caminantes,

Os saludo como amigos, pero

A los que vivís en establos…

 

Limpiad antes esos nichos

Hediondos para que pueda

Respirar.